Sí, nostalgia y moda van de la mano con más frecuencia de la que nos gusta reconocer. Y el vestido camisero es una de esas prendas que vivió su época dorada junto a divas inmortales como Grace Kelly, y que hoy regresa de a mano de los principales diseñadores como una prenda versátil con una aplicación para cada ocasión.

¿Por qué deberías animarte a comprobarlo por ti misma? Muy simple, se trata de una prenda con estructura pero que aún así permite estilizar aquellas parte de tu cuerpo que prefieres que pasen desapercibidas, un vestido camisero sin cinturón y con botas over the knee es una forma ideal de alargar tu figura destacando tu femeneidad, tambien puedes combinarlo con un par de skinny jeans o una para los climas más fríos.

¿Qué hay de la oficina? Bueno, un vestido camisero es de esas sencillas, ideales para los ideas de oficina. Acompañado sólo de un par de tacones altos y un bolso de mano, ya estás lista con un look aire relajado pero sofisticado. Un chaquetón largo es otro detalle que además te ayudará a lucir más alta.

¿Y qué hay del street style? Si lo que buscas en un outfit cómodo pero chic para los paseos de domingo, un vestido camisero de denin o a rayas (prefiere uno de líneas finas celeste y blanco, un combo full trendy para esta temporada) es la prenda perfecta para combinar con tus sneakers favoritas. Perfecto también para complementar con una biker jacket para esas tardes menos cálidas.

Y tú ¿con qué combinarás tu vestido camisero este verano?